martes, 13 de octubre de 2009

MUJERES DE NOBEL


En esta edición de 2009 de los Premios Nobel, las mujeres han obtenido un total de cinco galardones de los doce en concurso. ¿Estamos en el pleno camino de la igualdad?
Bueno, no cantemos victoria, en cualquier caso desde esta bitácora queremos presentaros a estas cinco personalidades.





ELIZABETH H. BLACKBURG junto a CAROL GREIGER, en la imagen superior, han sido galardonadas con el Premio Nobel de Medicina 2009. Ambas investigadoras han sido premiadas por por sus investigaciones sobre el envejecimiento de las células y su relación con el cáncer. Especialistas en biología molecular y genética descubrieron que los telómeros y una enzima, la telomerasa, desempeñan un papel crucial en la división y el envejecimiento de las células.Esta enzima es muy importante , pues contribuye a evitar que los telómeros vayan perdiendo tamaño, lo que la convierte en una especie de fuente de juventud de las células. La comisión encargada de este premio ha valorado en estas investigadoras y en su compañero Jack W. Szostak, el hecho de haber añadido una nueva dimensión para la comprensión de la célula, han arrojado luz sobre los mecanismos de enfermedades y han estimulado el desarrollo de potenciales nuevas terapias".


ELINOR OSTROM, primera mujer Premio Nobel en Economía. Ya esta bien que tras siglos de experiencia en la microeconomía familiar por parte de nuestras madres y abuelas, una mujer obtenga este reconocimiento. Ha destacado por sus teorías sobre la gestión de recursos naturales de manera sostenible y como bien común. Se ha dedicado al estudio de los modelos de toma de decisión en diversos marcos institucionales, desde los pequeños grupos sociales hasta las complejas redes gubernamentales. Ostrom ha estudiado la forma de auto-organización y cómo se trabaja la gestión a nivel local para mantener los recursos comunes, ya sean naturales, como bosques o lagos, o creadas por el hombre y ha conseguido descifrar algunos patrones en la toma de decisiones que funcionan. Una de las claves de su éxito es que ha conseguido "desafiar la creencia convencional de que la propiedad común no está bien gestionada y debe ser regulada por las autoridades centrales o privatizadas".
Investigadora veterana, ha obtenido imnumerables reconocimientos a su valía.


HERTA MÜLLER, Premio Nobel de literatura,ha sido una de las sorpresas de esta edición sobre todo teniendo en cuenta la categoría de los aspirantes al galardón. La novelista, poetisa y ensayista rumano-germana ha sabido mostrar en sus obras el destino de las minorías alemanas en los países centroeuropeos y en general los efectos negativos de las dictaduras. Su trabajo destaca por la agudeza para percibir los detalles. Presenta una biografía curiosa, nació el 17 de agosto de 1953 en Nitchidorf, en la Rumania germanohablante, e hija de unos granjeros suabos. Su padre sirvió durante la II Guerra Mundial en las Waffen-SS y su madre fue deportada a la Unión Soviética en 1945. Estudió filología germánica y rumana en la Universidad del Oeste de Timisoara entre 1973 y 1976.
Formó parte del Aktionsgruppe Banat, una tertulia de escritores idealistas rumano-alemanes. Trabajó como traductora técnica entre 1977 y 1979 en una fábrica de maquinaria, pero fue despedida en 1979 por no cooperar con la Policía Secreta del régimen comunista rumano. Su primer libro, la colección de cuentos Niederungen, fue publicado en 1982 en Rumanía, pero en versión censurada, y el mismo año apareció Drückender Tango, un libro muy crítico también con la corrupción, la intolerancia y la opresión del régimen de Nicolae Ceausescu; a causa de esto se le prohibió seguir publicando en su país, aunque sus libros triunfaban, se premiaban y eran muy comentados en Alemania y Austria. Desde 1989 reside y escribe en Alemania.

Algunas de sus obras traducidas al español son "En tierras bajas " (Siruela, 1990), "El hombre es un gran faisán en el mundo" también en Siruela (1992), "La piel del zorro" en Plaza y Janés (1996) y por último "La bestia del corazón" en Mondadori de 1997.



ADA E. YONATH, ciudadana israelí, nació en 1939 en Jerusalén y está considerada como una pionera de la investigación sobre los ribosomas. Estudió en el Instituto Weizmann, donde en 1968 se especializó en Cristalografía a Rayos X y hoy enseña en el mismo instituto de Rehovot. Los ribosomas, protagonistas de las investigaciones premiadas, son las fábricas de los "ladrillos de la vida": estructuras que traducen las instrucciones de ADN de las decenas de miles de proteínas presentes en el organismo, cada una con estructuras y funciones diferentes. Gracias a estos descubrimientos se ha hecho merecedora del Premio Nóbel de Química junto a Venkatraman Ramakrishnan y Thomas A. Steitz. Descubridores de un proceso clave de la vida, declaró el Comité del Nobel: se trata de la "traducción de la información genética en todo organismo vivo", es decir las estructuras que traducen en proteínas las instrucciones contenidas en el ADN.