martes, 8 de junio de 2010

CELIA VIÑAS Y CARMEN MARIN: UNA PASIÓN POR EL TEATRO I


En la imagen Celia Viñas en la primera exposición de pintores indalianos en el Museo de Arte Moderno de Madrid en junio de 1947. Se encuentra rodeada de figuras del mundo de la cultura como Jesús de Perceval, J. García Nieto, Eugenio D´Ors y Daniel Vázquez-Díaz.
Continuamos, con estas dos mujeres que figuran en el título de la entrada, con nuestra serie de presentaciones de docentes vinculadas a Almería. En este caso el trabajo investigador ha sido desarrollado por nuestro director CECILIO VÁZQUEZ GUZMÁN.
Sin duda, la llegada de Celia Viñas Olivella a Almería, en los años posteriores a las Guerra Civil, supuso un inmenso soplo de aire fresco en el mundo de la cultura y de la educación de nuestra ciudad.
Nacida en Lérida e hija de un profesor de Escuela Normal de Magisterio y de una lectora infatigable, la familia era natural de Barcelona y tuvo dos hermanas. La familia se traslada a Palma de Mallorca por problemas de salud de su madre. En Palma realiza sus estudios de Bachillerato, y, con la Guerra Civil por medio, estudia en la Facultad de Filosofía y Letras de Barcelona, licenciándose en Filología Moderna grupo de Románicas, opositando a cátedra y ganando el número uno de su promoción, eligiendo Almería entre las plazas que se le ofrecían.
Pronto Celia entra en contacto con la realidad cultural de Almería y se integra en ella intensamente. Un ejemplo de lo anterior, es su entrada en el Movimiento Indaliano, que por aquel tiempo era una avanzadilla, cultural en Almería. El Movimiento Indaliano celebró su primer congreso en el Teatro Echegaray de Pechina, un día de San Indalecio (15 deMayo) de 1.946. En dicho congreso tuvo una notoria intervención CeliaViñas, y, junto al congreso, se dieron en Pechina los siguientes actos: exposición de dibujos indalianos y artistas locales y lectura pública del pregón indaliano.
Como docente, su línea metodológica era enseñar lengua y literatura desde el principio de actividad, por lo que incluía actividades como: exposiciones orales de alumnos- as y de la profesora), recogida de apuntes y notas, lecturas dirigidas, lecturas de distintos géneros literarios...
La labor de Celia Viñas en el Instituto fue inmensa y actuó como un elemento dinamizador del centro: viajes de estudios a diversos lugares de España, organización de concursos y certámenes literarios, musicales, de prensa, carteles, conferencias, edición de prensa escolar, proyecciones cinematográficas, reuniones estudiantiles, representaciones teatrales, emisiones radiofónicas...
En cuanto a representaciones teatrales hay que destacar, no solo la cantidad sino también la variedad de éstas: desde escenificar cuentos infantiles clásicos como: “Blancanie- ves”,“la bella durmiente”,“cenicienta”, “Pulgarcito”, “Caperucita Roja”,“El gato con botas”, o “Peter Pan”... clásicos españoles como: Calderón, Lope de Vega,Tirso, Cervantes, Lope de Rueda, Jacinto Benavente, Azorín...o extranjeros como Oscar Wide, Tagore, Shakespeare, Bernard Shaw, o Eugenio O'Neill, y, obras como:
a) En la celebración de Santo Tomás de Aquino: “La casa de Troya”, “Nuestra ciudad”, “Suspenso en amor”, “Hamlet”, “Emperador Jones, “Pigmalion”, “El cartero del Rey”, “El caballero de Olmedo”... En la celebración de centenarios: “Pedro de Urdemalas”, “La mejor espigadera”.
b)En la fiesta del libro: “Auto de los evangelistas”, “El retablo de las maravillas”,“El cartero del rey·”, “Las bodas de Camacho”, “La vida es sueño”,“Dulcinea”.
c)En las navidades: “Escaleras”, “Auto de los cantares”, “El auto sacramental de la siega”, “Auto del pan y del palo”, “El Alcalde de Zalamea”, “La adúltera perdonada”, “El asceta”.

De su relación con Carmen Marin y sus seguidores teatrales trataremos en una próxima entrada.