jueves, 12 de enero de 2012

Preliminares

PRELIMINARESRecoges con tus grandes manos el pelo lacio hasta engancharlo con habilidad en la goma que lo deja recogido en una coleta. Cierras un botón más de la camisa, ya no se ve el vello del pecho, no te gusta mancharte ahí. Con parsimonia vas plegando el puño izquierdo de la camisa hasta situarlo a la altura del codo, después el derecho, de la misma manera; estirando las arrugas del tejido hasta dejarlos totalmente lisos. Desabrochas el cinturón, lo liberas poco a poco de las presillas del pantalón, colocas la hebilla en la palma de tu mano la cierras sobre ella y enroscas una parte del cuero negro alrededor de los nudillos, dejando que el resto se arrastre por el suelo. Te contemplas imponente en el espejo que cuelga encima de la mujer que se ovilla temblando en el piso. Y por fin, te recreas en el sonido enérgico de tu voz: