miércoles, 16 de abril de 2008

CONTRA LA VIOLENCIA, LITERATURA Y PINTURA



Según datos de Red Feminista, durante 2008 se han producido un total de 36 fallecimientos relacionados con violencia de género, en recuerdo de esas mujeres que han perdido su vida desde la ultima biografía publicada, traemos ahora la figura de CARMEN PERCEVAL DE LA CÁMARA. La primera imagen que nos viene a la mente al contemplar este nombre es el de su padre Jesús de Perceval, insigne pintor fundador del movimiento indaliano, fenomeno creativo almeriense dentro del yermo cultural que tradicionalmente ha conocido esta provincia.
En cualquier caso esta mujer tiene una singularidad propia tanto de pintora como escritora.
Nacida en Almería, donde reside, licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Madrid, es en la actualidad profesora agregada de Bachillerato.Autora de una notable obra pictórica en la que podemos hallar la lógica influencia de su padre, Jesús de Perceval, fundador del movimiento Indaliano sobre el que hizo su tesis en la facultad. Sus óleos y dibujos han figurado en veinticinco exposiciones individuales y otras tantas colectivas. Sin faltar obras murales de grandes dimensiones como las dos realizadas para la Universidad Laboral de Almería. Desde el I premio provincial de Almería en 1969, son muchos los galardones obtenidos, entre ellos: premio de la Exposición Universal de la Unicef en 1970, premio Rafael Zabaleta en 1971...Excelente dibujante, ha ilustrado con sus delicados dibujos a línea numerosos libros de poesía. "Poemas" de Diego Fernández Collado (Málaga, 1971), "Cancioncillas para la guitarra..." de Angel Caffarena (Málaga, 1974), "Malola" de Domingo Nicolás (Almería, 1976), "Poemas" de Martín Torregrosa (Almería, 1988), "Hora Nona" de Victoria Cuenca (2002). Así como sus propios libros de versos "Sueños" (1987) y "Ensueños" (2000) así como "El Niño y el Caracol" en Cuentos desde el sur, Unicef, (1990).
En esta entrada reseñamos su obra "Lucrecia". Se trata del retrato de toda una vida, comprendiendo el paso de la infancia a la madurz y las vivencias en distintos escenarios pero sobre todo Almería.
Se trata de la primera novela de esta autora y editada por ella misma, que acompaña con trece ilustraciones de naturaleza indaliana con toda su tradición colorista donde aparecen imagenes tan expresivas como el Indalo, el sol, las casas o la figura femenina con la cántara a la cabeza.
Según palabras de la poeta almeriense Victoria Cuenca Gñecco "un estallido de luz, de amor y de color inunda la prosa poética de Carmen Perceval".