lunes, 7 de abril de 2008

CUATRO POR UNA

Cuando las estadísticas de víctimas de violencia machista aumentan sin cesar, es grato comunicar que cada vez haya mas blog que se suman a la campaña Una por Una. En este caso es el blog de coeducación del CEP de Málaga(logo en la entrada anterior) . Aprovechamos esta ocasión para rescatar la figura de MARÍA YAÑEZ GARCÍA(1901-2001) , mas conocida en el ambiente artístico por LA BELLA DORITA.
Su lonjeva vida nos habla de su nacimiento en Cuevas del Almanzora (Almería) aunque se traslada muy joven a Barcelona con buena parte de su familia. Las necesidades a las que se ve sometida (su padre encarcelado por motivos políticos) le lleva a desempeñar trabajos en una fábrica de juguetes y posteriormente en un taller de bordados.
A los 15 años se fugó con el primero de sus tres maridos. Tras una etapa de chica de alterne, ganó, con 17 años, un concurso de belleza en el Royal Cabaret, local donde iniciaría su vida en el music-hall. Pero muy pronto se instalaría en El Molino, donde, ya con el nombre de Bella Dorita, haría famosas canciones como "La pulga", "El tren", "La vaselina" o "Fumando espero...", recuperada años más tarde por Sara Montiel.
A menudo comparada con Mae West, Bella Dorita hizo de la provocación su marca de fábrica. Su profusa y brillante utilización del doble sentido, directa pero nunca vulgar (secreto de su éxito), la convirtió en un mito indiscutible de la primera mitad del siglo XX en España.
Durante el franquismo, la Bella Dorita se consolida como la gran dama del Paralelo barcelonés a pesar del acecho continuo de la censura.En los años 50 y la primera mitad de los 60 trabaja en todos los teatros y cines de Barcelona alternando la revista, el music-hall y el teatro cómico. Comparte cartel con las máximas figuras del momento como Alady y Sazatornil.
En el año 2002 se celebró en Cuevas de Almanzora un acto conmemorativo en memoria de la Bella Dorita y se representó el espectáculo "El Molino" por parte de la compañía de Merche Mar. Como colofon al homenaje de colocó una placa en la casa natal de María y se inauguró una calle con su nombre.